press

La WEA pide a las personas de buena voluntad motivar a todos los líderes a respetar los derechos humanos de su gente

February 27, 2011
27 de febrero de 2011

Mientras la violencia en Libia y en otras partes del mundo continúa, la Alianza Evangélica Mundial (WEA por sus siglas en inglés) pide a los cristianos en el mundo, que continúen orando con vigor por su región.

La WEA está profundamente triste por la pérdida de vidas humanas en la región entera, y pide a todos aquellos que ejercen el poder sobre otros, que no abusen de ese poder y no quiten una vida más.

La población joven, educada e informada de todas las regiones está demostrando que las injusticias y la corrupción, que han resultado en pobreza entre muchas personas ordinarias, no puede continuar pasando desapercibida.

Los ciudadanos de cada nación, incluyendo a los cristianos, tienen la energía, pasión y visión para construir un mejor futuro. La revolución en Egipto, por ejemplo, fue una revolución popular pluralista que unió a los musulmanes y a los cristianos y a cada clase de la sociedad.

Cada nación en la región cuenta entre su población con los seguidores de Jesús - juntos están profundamente comprometidos con el bienestar de sus naciones y esperan con anhelo tomar parte en el moldeo de la salud del país en el futuro.

La WEA le pide a todas las personas de buena voluntad que motiven a todos los líderes de la región (antiguos y nuevos) a respetar los derechos humanos de todo su pueblo. No debe de haber ciudadanos de segunda clase en ningún lado - porque cada individuo fue creado cuidadosamente por Dios y por lo tanto es muy valioso ante sus ojos.

La WEA hace un llamado a los líderes a que centren su agenda política en la Libertad Religiosa y de Creencia. Esta libertad (como se describe en la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU, Artículo 18), incorpora la libertad de asociación, discurso, expresión, consciencia y la libertad de cambiar de religión o creencia.

Por lo tanto es una prueba de acidez a la salud de la sociedad.
El futuro de la región es muy incierto - pero tiene potencial para mucho bien. La WEA pide oración mundial por:

·         Sabiduría para todos los líderes de la región (políticos, religiosos, militares, cristianos, musulmanes y seculares).
·         Que los Cristianos en Medio Oriente continúen irradiando luz y trayendo esperanza a la región.